Detectan a conductores que cruzan por el monte la Raia con Portugal


ORENSE.- Una media de diez conductores intentaron cada día cruzar la Raia por los pasos fronterizos que permanecen cerrados. Su objetivo es evitar dar un rodeo por el de Feces de Abaixo-Vila Verde da Raia (Verín-Chaves), el único habilitado de forma oficial desde el pasado 16 de marzo entre la provincia de Orense y el país vecino. Pero las fuerzas de seguridad lusas y españolas no pierden de vista las carreteras fronterizas y ya identificaron a medio millar de vehículos y tramitaron sanciones tras sorprender a los infractores intentando cruzar, en su mayoría hacia Portugal y en menor medida hacia Orense.

Carreteras, algunas de ellas con aduana a mediados del siglo pasado, caso de la Pontebarxas (Padrenda), Ameixoeira (Entrimo) A Magdalena y Portela do Home (Lobios), Baltar-Sendín, Tourem-Calvos de Randín y Manzalvos (A Mezquita), permanecen cerradas con grandes bloques de hormigón y son las que registran más infracciones. 
El vallado no parece ser del todo efectivo a tenor de los datos que manejan los agentes, que establecen controles a diario en cada uno de los pasos. Pero la vigilancia no es fija y hay conductores que aprovechan, junto con las personas que los acompañan en el coche, para mover las barreras hasta abrir un hueco por el que poder cruzar. 
También detectaron automovilistas, sobre todo de coches todoterreno, que esquivan la barrera circulando por el monte. Esta circunstancia se da en pasos como el de Soutelínho-Videferre (Oímbra), donde la carretera discurre por una superficie plana.  
"En caso de interceptarlos, son denunciados", afirman  fuentes de la Guardia Nacional Republicana.
La mayor parte de las denuncias e identificación de vehículos es algo que los agentes atribuyen al regreso de emigrantes lusos. Argumentan que muchos de estos conductores desconocían el cierre de las fronteras y el lugar por el que debían circular a sus zonas de origen. 
"Al encontrarse con las vallas, lo primero que hacían era intentar cruzar para no tener que dar la vuelta".
Solo entre la comarca de Monterrei y la de Chaves hay diez pasos fronterizos cerrados. Algunos de ellos solamente los utilizaban hasta el momento los vecinos de los pueblos más cercanos. La presencia de potenciales infractores obligó a incrementar la vigilancia durante las 24 horas. A la GNR portuguesa se sumó la Guardia Civil española. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confinamiento contradictorio / Juan Mariano Pérez Abad *

Portugal intenta salvar su temporada turística

Día de la Virgen este 13 de mayo con el santuario de Fátima totalmente vacío