El comportamiento de Barcelona y Cataluña inquieta en Francia, que baraja volver a cerrar la frontera


PARÍS/BARCELONA.- El Gobierno francés desconfía del comportamiento del Gobierno español y de las autoridades municipales y autonómicas catalanas. Y estaría dispuesto a volver a cerrar la frontera si el «descontrol» y «propagación» del coronavirus se prolongase o agravase en Cataluña.

Jean Castex, primer ministro del Gobierno de Emmanuel Macron, evocó tal eventualidad la mañana del sábado, declarando en el mercado de Prades (6.100 habitantes, Pirineos Orientales), a cien kilómetros de la frontera de La Junquera: «Las cifras de Barcelona son mucho peores de las que observamos en Francia. Nos inquieta y debemos discutir el problema con las autoridades españolas».
Castex sigue siendo alcalde de Prades, su feudo político personal, una pequeña localidad altamente simbólica, en una región donde se teme una eventual propagación del virus, eventualmente «importado» por los viajeros que pudieran llegar de Barcelona y el resto de Cataluña.

Las imágenes de millares de vehículos «huyendo» de Barcelona, la mañana y tarde del sábado, han causado un cierto impacto en los medios audiovisuales franceses, donde se ha repetido en numerosas ocasiones el «riesgo» que pudieran correr las regiones francesas si ese tráfico terminara atravesando la frontera.
Castex declaró a la prensa regional de los Pirineos Orientales que «por ahora» la situación local «no es grave», agregando: «Pero debemos ser vigilantes y discutir el problema con las autoridades españolas».
Varios medios franceses estiman que Francia estaría dispuesta a volver a cerrar la frontera con España, a través de La Junquera, si la situación se complicase o agravase en Cataluña y Barcelona.
 

Desde las 9 de la mañana de este sábado están activas las medidas restrictivas para contener los contagios de coronavirus en Barcelona y otros doce municipios del área metropolitana, que afectan a un tercio de la población de Cataluña, donde existe transmisión comunitaria, pero no segunda ola, según Sanidad. 
Los brotes y nuevos focos de propagación de coronavirus siguen alcanzando máximos desde el fin del estado de alarma, con mayor incidencia en Aragón y Cataluña, lo que está obligando a las autoridades autonómicas a aprobar medidas para contener la enfermedad.
En Barcelona y la primera corona metropolitana se recomienda no salir de casa si no es imprescindible, se prohíben a partir de hoy las reuniones de más de diez personas, se limita al 50 % el aforo en bares y restaurantes, se cierran cines, teatros, locales de ocio nocturno y gimnasios y se restringen las visitas a las residencias de mayores.
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha afirmado que en esas áreas de Cataluña existe ya transmisión comunitaria, si bien la situación no se puede calificar de nueva ola de COVID-19. "En Barcelona hay transmisión comunitaria, es así, tenemos que decirlo", ha señalado el titular de Sanidad en una entrevista en Catalunya Ràdio, lo que implica dificultad de trazar contactos y relacionarlos con focos pequeños concretos y obliga a tomar medidas de distanciamiento social.
Illa, que ha insistido en que no está sobre la mesa en este momento decretar el "estado de alarma", ha pedido a la ciudadanía de la capital catalana que no salga de casa salvo para lo imprescindible y ha deseado que si se cumplen las medidas restrictivas en los lugares donde hay rebrotes, la situación se pueda controlar.
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha lamentado que el gobierno de la Generalitat no haya consensuado con los ayuntamientos las nuevas restricciones para contener los brotes, cuyo anuncio ayer de su puesta en marcha ha podido incentivar la salida de vehículos del área metropolitana, donde desde ayer por la tarde ya se produjeron algunas retenciones de tráfico.
En Zaragoza, a pesar de las recomendaciones del Gobierno autonómico de restringir los movimientos con destino y origen a la capital aragonesa, se registraron 246.580 entradas y salidas de vehículos este viernes por los distintos accesos a la ciudad, donde se han puesto controles de la Guardia Civil para tratar de convencer a la ciudadanía de que no viajen.
La Comunidad Valenciana ha extendido el uso obligatorio de la mascarilla en el espacio público, que deberá llevarse en todo momento, y ha decidido suspender la actividad de ocio nocturna en la localidad de Gandía; en la actualidad hay 20 brotes activos en la región, que se han producido especialmente en reuniones familiares.
Galicia empieza a partir de mañana a aplicar las nuevas normas del uso obligatorio de mascarilla "en todo momento" y como norma general, independientemente de que se guarde la distancia de seguridad de 1,5 metros.
No será obligatoria para las personas con riesgos respiratorios ni tampoco para las personas que convivan, en playas y piscinas durante el momento del baño o mientras las personas no se estén desplazando; tampoco en los locales de hostelería en el momento de consumir, ni al hacer ejercicio al aire libre de modo individual guardando una distancia de dos metros con otras personas.
Desde Huelva, han comenzado a salir hacia Marruecos, las trabajadoras marroquíes que habían venido a la recogida de la fresa y que quedaron atrapadas por la crisis del coronavirus.
El operativo de regreso ha sido posible gracias a las negociaciones que tanto el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones como de Exteriores han mantenido a diferentes niveles con las autoridades marroquíes y con la embajada de Marruecos en España.
La expansión de la pandemia impidió que todas las mujeres del programa de contratación en origen pudieran venir a España; para las que sí llegaron, el ministerio de Inclusión impulsó medidas para evitar que quedaran desprotegidas ante esta situación, como la prórroga de las autorizaciones de residencia y trabajo.
La Junta de Andalucía, donde se han notificado este sábado noventa nuevos casos de coronavirus y tres brotes más, ha dado por localizados a la mayoría de los cuatrocientos asistentes a la fiesta celebrada la pasada semana en Córdoba en la que se produjo un brote de coronavirus, por lo que ha desactivado el dispositivo especial habilitado el viernes para recoger las muestras PCR.
Entretanto, el Gobierno asturiano participa en una iniciativa internacional con EEUU e Italia para desarrollar un modelo de rastreo de la COVID-19 que combine nuevas tecnologías con análisis y gestión de datos clínicos.
El objetivo de este estudio es utilizar la tecnología para mejorar la trazabilidad de los positivos del coronavirus y ser capaces de aislarlos con mayor rapidez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confinamiento contradictorio / Juan Mariano Pérez Abad *

Portugal intenta salvar su temporada turística

Día de la Virgen este 13 de mayo con el santuario de Fátima totalmente vacío