Los alquileres veraniegos de viviendas en las zonas españolas de costa suben un 3%


MADRID.- El alquiler de una vivienda en las zonas españolas de playa le costará al veraneante un 3% más de media que en el mismo periodo del año anterior, según un informe.

Asimismo, también ha comprobado que la pandemia está haciendo que aumenten los plazos de estancia en un inmueble. Se explica que la oferta y demanda es irregular, ya que por una parte el hecho de que vayan a venir menos extranjeros podría hacer que los precios bajen, pero se está dando la circunstancia de que muchos propietarios quieren disfrutar de sus propios inmuebles para pasar el tiempo estival y esto hace que la oferta disminuya.
Muchas familias que tenían una apartamento en la playa en propiedad y que lo ponían en alquiler en los meses de julio y agosto para obtener una mayor rentabilidad, ahora quieren disfrutar de ellos la mayor parte del verano, lo que hace que se reduzca la oferta.
Además, a las familias no les importa pagar algo más y alargar el tiempo de estancia por si se produjese un repunte del virus poder quedarse más tiempo teletrabajando desde la playa.
Teniendo en cuenta las zonas, Baleares sigue siendo una de las regiones con costa más caras. Así, los destinos más caros son Punta Prima, en Menorca (2.800 euros la semana), Port Alcudia o el Puerto de Ibiza (2.200 euros) o 100 metros cuadrados en una urbanización en Sa Rapita (2.000 euros) son algunos de los precios más exclusivos.
Pero también destacan Puerto Banús (2.600 euros semanales) o Marbella, donde un apartamento en el centro supera los 1.750 euros a la semana, lo que supone un incremento del 10% con respecto al año anterior. 
Por un precio más económico, unos 1.500 euros semanales, se puede alquilar una vivienda en Sotogrande, en Cádi,z o en Puerto Sherry en el Puerto de Santa María, donde rondan los 1.300 euros.
En el norte de la península, los destinos más exclusivos son O Grove en la Illa da Toxa, de Galicia, donde un piso de unos 90 metros cuadrados alcanza los 2.000 euros semanales o en Sanxenxo donde se llegan a pagar 1.600 euros por siete días. En Guipúzcoa, en San Sebastián un piso de 55 metros cuadrados supera los 1.300 euros y en Hondarribia los 1.500 euros a la semana.
En la zona de levante, la provincia de Alicante es lo más caro con precios cercanos a los 1.500 euros semanales en Benidorm o por unos 1.430 euros en la Playa de San Juan. En Cataluña, Sitges es lo más caro, con precios cercanos a los 1.400 euros, aunque en zonas de Girona, según Tecnitasa, los precios han caído entre un 10% y un 20%.
Por el lado contrario, los precios apartamentos más baratos en verano se encuentran en Burela o Vicedo en Lugo, donde se puede alquilar un apartamento de 60 metros cuadrados por 200 o 250 euros semanales, respectivamente.
En Andalucía, los apartamentos más baratos se encuentran en Motril (Granada), 350 euros semanales, o en Almería (425 euros). En la Comunidad Valenciana, en la Playa del Saler, en Valencia, se puede conseguir un piso por 380 euros a la semana.
Otra opción muy asequible es desplazarse a las Islas Canarias, ya que, tanto en Las Palmas de Gran Canaria, en la Playa de Las Canteras, como en Tenerife, en El Puerto de la Cruz, se pueden conseguir pequeños apartamentos por 275 euros semanales.
Se ha producido un cierto desplazamiento de la demanda. Un factor como que la zona haya estado más o menos afectada por el coronavirus o la necesidad de un mayor o menor desplazamiento son, este año, factores que se tienen en cuenta en la decisión de destino.
Asimismo, se ha apuntado que el mercado del alquiler de vacaciones es mucho más sensible a factores coyunturales, puesto que, al contrario que en el mercado inmobiliario de compraventa de primera residencia, la decisión es a muy corto plazo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confinamiento contradictorio / Juan Mariano Pérez Abad *

Portugal intenta salvar su temporada turística

Día de la Virgen este 13 de mayo con el santuario de Fátima totalmente vacío