Ir al contenido principal

'El Corte Inglés' plantea en España salidas voluntarias para un máximo de 3.000 empleados


MADRID.- El Corte Inglés prepara un ajuste de personal que afectará a 3.000 empleos en España. El gigante de los centros comerciales ha llamado a los representantes sindicales para tener una reunión  y acordar un plan de salidas, como adelantó Vozpópuli y ha confirmado elDiario.es. La decisión se ha tomado este viernes por el consejo de administración de la compañía dentro el nuevo plan estratégico que incluye la ampliación de los negocios del grupo para no depender solo de los centros comerciales. 

La compañía presidida por Marta Álvarez abordó esta sábado con los sindicatos el "plan de reordenación de la plantilla", que afectará a más de un 4% de los empleados, que suman 88.000 trabajadores, con el "objetivo de adaptarse a las nuevas circunstancias y adecuarse a las nuevas necesidades actuales".

Fuentes conocedoras del plan de salidas aseguran que el objetivo de la compañía es que la mayor parte del ajuste se logre mediante un programa de bajas voluntarias incentivadas en el que se podrán apuntar todos los trabajadores con contratos fijos. Este plan de bajas se pretende que afecte a 2.500 empleados de los centros comerciales y a 500 pertenecientes a los servicios corporativos. 

Aunque tanto el número final de trabajadores afectados como la fórmula de salida todavía se desconoce totalmente, porque no se descarta que una parte sea a través de prejubilaciones, una cuestión que se definirá en la comisión negociadora entre la dirección de la compañía y los representantes de los trabajadores.

Estos despidos se conocen solo unos días después de que la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), que engloba a empresas como El Corte Inglés, Carrefour o Ikea, propusiera a los sindicatos un cambio de modelo basado en congelación salarial y desregulación de jornada, con el aumento del trabajo en domingos y festivos, según informaron los sindicatos CCOO y Fetico, que han rechazado dicha propuesta.

El Corte Inglés ya había anunciado la puesta en marcha de nuevas líneas de negocio como el lanzamiento de una compañía de logística para terceros con idea de sacar tajada del floreciente negocio del comercio electrónico. 

Con el cierre provocado por la pandemia, la compañía consiguió una "cuota de mercado en el segmento de la alimentación online en un 86% durante el período de cierre, alcanzando el 26,1% de la cuota". Unas cifras que quieren seguir potenciando ya que, por ejemplo, aseguran ser los segundos en venta online de moda con un 10% de cuota detrás de Inditex y también son segundos en electrónica, tras Mediar Markt, con una cuota del 22%.

En esta estrategia de ampliación de negocios se encuadra la creación de la filial de servicios Sicor, para adentrarse en los negocios de seguridad, mantenimiento y limpieza -la compañía le compró a un exdirectivo la empresa de seguridad privada Mega2- y el acuerdo marco para el desarrollo de nuevas iniciativas comerciales que cerraron hace un mes con el Grupo Masmovil, que van desde la incorporación gratuita del servicio de entrega a domicilio para los usuarios de operadora al desarrollo de un nuevo modelo de alarma.

Cierre de centros comerciales

Al ajuste de la plantilla se le une el cierre de establecimientos. Hace unas semanas, El Corte Inglés trasladó al comité de empresa el cierre "temporal" de su centro en Linares (Jaén) a partir del 1 de marzo. Este centro comercial, que cuenta con cinco plantas, abrió sus puertas a finales de 2002. Fue el primero de la provincia de Jaén y al que años después de sumaría el de la capital jiennense.

No es el primer cierre de la compañía de centros comerciales, El Corte Inglés ya anunció la clausura de sus establecimientos de Los Arcos (Sevilla) y Bahía Sur (Cádiz) tras la venta de los inmuebles a la socimi Castellana Properties por 36,8 millones de euros en 2019.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confinamiento contradictorio / Juan Mariano Pérez Abad *

Juan Carlos I, um líder antes que um rei / Francisco Poveda *

Portugal intenta salvar su temporada turística