La inversión en infraestructuras transfronterizas portuguesas con España se reduce a 65 millones de euros


LISBOA.- El Gobierno de Portugal ha reducido en 45 millones, hasta los 65 millones de euros, la inversión en infraestructuras viarias para garantizar las conexiones transfronterizas entre Portugal y España, según el Plan de Recuperación y Resiliencia (PRS) entregado hoy en Bruselas.

En la versión sometida a consulta pública, el 16 de febrero, el Gobierno preveía una inversión global de 110 millones de euros en infraestructuras viarias para garantizar las conexiones transfronterizas entre Portugal y España, que en el documento final, entregado hoy, se ha reducido a 65 millones de euros.

La construcción del Itinerário Complementario (IC) 31, entre Castelo Branco y Monfortinho, se retiró de las inversiones previstas en la zona transfronteriza del RRP.

El nuevo puente entre Sanlúcar del Guadiana y Alcoutim y el puente internacional sobre el río Sever, entre Cedillo y Nisa, siguen formando parte de las infraestructuras viarias incluidas en el PRL entregado hoy, cumpliendo la Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo (ECDT), un acuerdo establecido entre Portugal y España en octubre de 2020.

También están previstas intervenciones en la Carretera Nacional (EN) 103, entre Vinhais y Bragança, y en el enlace de Bragança a Puebla de Sanabria, en España, según el documento.

El Gobierno destacó que estas inversiones buscan "potenciar el desarrollo de la movilidad transfronteriza y la reducción de los costes de contexto mediante la realización de un conjunto de inversiones".

Portugal ha entregado hoy el PRL a la Comisión Europea a través de la plataforma informática oficial, convirtiéndose en el primer Estado miembro de la Unión Europea que envía la versión definitiva.

El documento prevé proyectos por valor de 16.600 millones de euros, de los cuales 13.900 millones corresponden a subvenciones a fondo perdido. El Gobierno dice que aún tiene "abierta" la posibilidad de recurrir a 2.300 millones de euros adicionales en préstamos.

En febrero de este año, el Consejo de la UE adoptó el reglamento por el que se crea el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, valorado en 672.500 millones de euros y que constituye el núcleo de la "UE de nueva generación", el plan de 750.000 millones de euros (800.000 millones de euros a precios corrientes) aprobado por los líderes europeos en julio de 2020.

Estos son los principales instrumentos para la recuperación económica en la UE tras la crisis de covid-19.

En cuanto al mecanismo, los países de la UE tienen hasta el 30 de abril de 2021 para presentar sus programas de reforma e inversión hasta 2026.

Para que la Comisión pueda acudir a los mercados para conseguir financiación para el plan de recuperación, todos los Estados miembros deben ratificar la decisión de recursos propios, después de que el miércoles se resolviera el mayor impasse, que afectaba a Alemania y a su Tribunal Constitucional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confinamiento contradictorio / Juan Mariano Pérez Abad *

Juan Carlos I, um líder antes que um rei / Francisco Poveda *

Portugal intenta salvar su temporada turística