El número de desempleados inscritos en Portugal se disparó un 34 % en mayo


LISBOA.- El número de desempleados inscritos en centros de empleo en Portugal aumentó un 34 % en mayo respecto al mismo mes del pasado año, hasta sumar actualmente 408.934 personas, siendo especialmente afectados los trabajadores con menor cualificación y la turística región del Algarve (sur).

Así se desprende de los datos divulgados hoy por el Instituto del Empleo y Formación Profesional (IEFP) luso, que reflejan que, si se toma como referencia el mes anterior, ha habido una subida de inscritos del 4,2 %.
Se confirma así la tendencia al alza ya registrada en abril, cuando el aumento de desempleados inscritos fue del 22,1 % comparado con el mismo mes del año anterior.
Datos que reflejan el impacto del coronavirus en el mercado laboral portugués, puesto que en febrero, antes de la pandemia, el IEFP contaba con alrededor de 315.000 desempleados inscritos.
El desempleo en mayo afectó a todos los grupos considerados, apunta el Instituto, aunque fue más acentuado para mujeres, adultos jóvenes y trabajadores con una menor cualificación académica.
Como ya ocurrió en abril, la turística región del Algarve es, dentro de un aumento de desempleados generalizado, la región más afectada en mayo, con un incremento del 202 % en comparación con el mismo mes del año pasado.
Las únicas regiones donde los desempleados se redujeron fueron el Alentejo, con un 1,4 % menos, y el archipiélago de las Azores, con un 2,4 % menos.
Los datos del IEFP muestra una fotografía sobre el desempleo en el país que complementa el Instituto Nacional de Estadística (INE), si bien las características de la pandemia han hecho más complicado su análisis de las cifras.
Así lo advirtió el propio INE a principios de junio, cuando apuntó que pese a registrar oficialmente una tasa de desempleo que rondaba el 6 % la cifra real podía llegar al 13 %, al menos en abril.
El motivo de este desfase son las restricciones de movimiento que se impusieron durante el estado de emergencia, vigente en Portugal desde mitad de marzo hasta el 3 de mayo, periodo en el que quienes perdieron su empleo aún no estuvieron buscando activamente trabajo y por tanto se cuentan como "inactivos" y no "desempleados".
Portugal inició la tercera y última fase de su desescalada a nivel nacional -salvo Lisboa, que mantuvo restricciones dos semanas más- el 1 de junio, dentro de un progresivo plan para retomar la economía.
Según las previsiones del Gobierno luso, el PIB se desplomará este año un 6,7 %, aunque el Banco de Portugal cree que la caída será del 9,5 %.
En cuanto al mercado de trabajo, la previsión del gabinete es que la tasa de desempleo, que cerró 2019 en el 6,5 %, escale hasta situarse en el 9,6 % a finales de este año.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confinamiento contradictorio / Juan Mariano Pérez Abad *

Portugal intenta salvar su temporada turística

Día de la Virgen este 13 de mayo con el santuario de Fátima totalmente vacío