El riesgo de pobreza afecta al 17,2% de la población portuguesa


 LISBOA.- Más del 12% de la población portuguesa estaba en situación de pobreza persistente en 2019 y el 17,2% en riesgo de pobreza, un porcentaje que se dispararía a más del 43% sin el apoyo social del Estado, según un estudio publicado hoy.

Los datos figuran en el informe "Portugal, Balance Social 2020 -- Un retrato del país y los efectos de la pandemia", elaborado por la facultad de economía de la Universidad Nueva de Lisboa, NOVA SBE.

El informe fue elaborado por la economista y profesora de la institución, Susana Peralta, con la coautoría de Bruno P. Carvalho y Mariana Esteves, y se presenta públicamente hoy.

En una primera parte realiza un retrato estadístico de la situación socioeconómica de las familias centrado en el periodo comprendido entre 2016 y 2019, pero centrándose principalmente en los años 2018 y 2019.

El retrato estadístico se basa en los datos de la Encuesta sobre Condiciones de Vida y Renta, aplicada en Portugal, anualmente, por el Instituto Nacional de Estadística (INE), pero utilizada por Eurostat a efectos de comparabilidad europea de los indicadores de cohesión social.

Señalando la interrupción causada por el periodo de ayuda externa a Portugal, el informe señala la tendencia a la baja de la tasa de riesgo de pobreza en el país en la última década, pero el porcentaje seguía siendo del 17,2% en 2019, por encima de la media de la Unión Europea de los 27, pero sería mucho mayor sin el apoyo estatal.

"Las transferencias sociales son instrumentos importantes para reducir la pobreza. En 2019, la proporción de personas en situación de pobreza, antes de las transferencias sociales, era del 43,4%", señala el informe.
 

Susana Peralta destacó la relación de la pobreza con los bajos salarios, que es la realidad en Portugal, así como la relación con el mercado laboral.

Según el informe "los desempleados son el grupo con mayor tasa de pobreza en 2019 (42%)" y "trabajar a tiempo completo tampoco es garantía de salir de la pobreza: el 46% de la población pobre vive en hogares donde los adultos trabajan más del 85% del tiempo, es decir, prácticamente a tiempo completo", y añade que además de los desempleados, la pobreza también es más frecuente entre las familias monoparentales y los individuos con menor nivel educativo."

"El hecho de que Portugal sea un país de bajos salarios y con uno de los mayores niveles de precariedad laboral de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) hace que las personas tengan unas relaciones con el mercado laboral que no les protegen de la pobreza", dijo Susana Peralta.

El economista señaló el ejemplo de los trabajadores autónomos, los llamados "recibos verdes", y los trabajadores a tiempo parcial como parte importante de las cifras de pobreza entre los que trabajan, con ingresos inferiores al Salario Mínimo Nacional, una referencia para los ingresos por encima del umbral de la pobreza.

También hay que tener en cuenta el peso de las personas dependientes sin ingresos en el hogar, como los niños, y de los desempleados, lo que se refleja en otro indicador, la intensidad laboral, que evalúa el tiempo de trabajo a tiempo completo de los adultos de un hogar.

El informe señala que "la proporción de hogares en los que los adultos de 18 a 59 años trabajan menos del 20% del tiempo, es decir, el porcentaje de personas con muy baja intensidad laboral, aumentó entre 2008 y 2014. En ese año alcanzó un máximo de alrededor del 12% y volvió a los niveles anteriores a la crisis en 2019, cuando se situó en torno al 6%."

El informe también retrata la evolución de la situación de pobreza persistente en Portugal: en 2019 era del 12,5% para la población general, del 11% para los niños, del 8% para los trabajadores y de más del 33% para los desempleados.

Entre 2016 y 2019 casi el 60% de los parados estuvo en situación de pobreza durante al menos un año, una situación que afectó al 36,5% de los niños y al 25,1% de los trabajadores. En general, la tasa se situó en el 31,2%.

La tasa de privación material, que mide la capacidad de las personas para hacer frente a gastos imprevistos, permitirse una semana de vacaciones al año fuera de casa o poder mantener su hogar caliente, entre otros indicadores, se asentó en el 15,1% en 2019, después de haber estado ya en el 23% en la década anterior, en 2008. La tasa de privación material severa se redujo en el mismo periodo del 9,7% al 5,6%.

"Entre 2008 y 2019 ha aumentado el número de personas que dicen no poder asegurar el pago inmediato de un gasto sin pedir un préstamo. Para la población en riesgo de pobreza, esta cifra aumentó del 47% al 64%", añade el informe.

La brecha de pobreza, es decir, la distancia entre los ingresos de un hogar y el umbral de pobreza, también ha aumentado del 2,1% en 2008 al 2,3% en 2019. El año pasado, el umbral de pobreza se situó en 6.014 euros anuales, 1.045 euros más que en 2008.

La pobreza repercute en el acceso y la calidad de la atención sanitaria, ya que casi el 25% de las personas en situación de pobreza califican su salud de mala y señalan mayores dificultades para acceder a la atención dental, que no está disponible en el SNS.

La privación de vivienda entre los pobres fue del 26% en 2019, el doble que la de la población general. Los más pobres son también los que más viven hacinados (18%) y los que más consideran que sus gastos de vivienda son excesivos: "el 38% de los hogares pobres de Portugal tienen gastos de vivienda que superan el 40% de los ingresos del hogar (frente al 16% de la población total)".

El informe también señala que la pobreza crea desigualdades en la participación cívica y democrática, lo que "puede reducir la representatividad de los intereses de los ciudadanos en las decisiones políticas", añadiendo que "la proporción de personas más pobres que no expresan o muestran poco interés por la política es del 60%, el doble de la proporción entre los más ricos".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confinamiento contradictorio / Juan Mariano Pérez Abad *

Juan Carlos I, um líder antes que um rei / Francisco Poveda *

Portugal intenta salvar su temporada turística